Anatomía de rodilla

La rodilla que es la articulación más grande del cuerpo, es considerada como una articulación en bisagra, ya que está diseñada para permitir flexión y extensión. La rodilla está formada por el fémur (hueso del muslo,, la tibia (hueso de la pierna) y la rótula o patela (cúpula del frente). Cada hueso tiene una cubierta delgada de cartílago, llamado cartílago articular. La rodilla mantiene su estabilidad a través de una serie de ligamentos que actúan como bandas elásticas que permiten la movilidad mientras mantienen la orientación Además de los ligamentos cruzados y colaterales, la rodilla por su forma, necesita cuñas para hacer congruentes sus superficies y permitirles rodar durante el movimiento. Estas cuñas son los meniscos, que son cartílago especializado, flexible y resistente a la carga. Mediante la rótula, los músculos de enfrente del muslo y el tendón patelar se comportan como una polea, permitiendo la extensión de la pierna y su movimiento con la fuerza necesaria para levantar el peso del cuerpo y desplazarlo. Para su nutrición, el cartílago y meniscos requieren del líquido sinovial, que se forma a partir de una membrana especializada que produce y reabsorbe constantemente el fluido lubricante y rico en proteínas, que además tiene función inmunológica, ayudando a la destrucción de detritos articulares y favoreciendo una respuesta de protección en las infecciones. Es la membrana sinovial.

Componentes óseos: Fémur, rótula, tibia y peroné. Ligamentos principales: Cruzado anterior y posterior, colateral medial y lateral. Complemento: cartílago articular, meniscos, membrana sinovial, músculos y tendones.

Regresar

Ortopedia y Traumatología

Rodilla

Procedimientos Quirúrgicos vanguardistas

Dr. Alejandro Romero Medina

Alta especialidad en Rodilla y Hombro

Hombro

Tratamientos altamente especializados

¿Podemos ayudarte?

Escríbemos tus dudas y comentarios o agenda una consulta con nosotros.