Artritis

Los síntomas principales de la artritis incluyen dolor, hinchazón, edema y en mayor o menor grado, deformidad. Puede ser molesta, debilitante. En su peor condición puede ser física y mentalmente limitante. Tiene más de 100 formas y afecta casi una de cada 70 personas.

¿Qué causa la artritis?, ¿existe cura?, ¿qué está en riesgo?, ¿se puede prevenir?,. Los investigadores de la artritis han estudiado estas y otras preguntas por décadas. Hoy tienen más razones que nunca para estar optimistas acerca del tratamiento y posiblemente de la prevención de la artritis. En esta página, discutiremos brevemente lo que es la artritis, cómo reconocer sus síntomas, posibles formas de manejo y cuidados y diversas opciones de tratamiento, que incluyen cirugía de reemplazo articular, que está disponible para aliviar las molestias de esta muy común enfermedad.

Tipos de Artritis

Las articulaciones humanas están diseñadas para soportar toda una vida de actividad intensa, sin embargo, cuando interviene la artritis, sus articulaciones pueden disminuir movilidad y su capacidad para proteger adecuadamente a su cuerpo del estrés. Esta condición puede llevar a dolor severo que modificaría dramáticamente su calidad de vida. Existen muchas formas de artritis reconocidas, la mayoría de los pacientes son diagnosticados con uno de los siguientes tipos:

Artritis reumatoide.

En este tipo, el sistema inmune se vuelve contra el cuerpo y causa inflamación de la articulación de forma severa, degradando el cartílago y afectando a toda la articulación y tejido conectivo.

Fibromialgia.

Es un tipo de artritis que causa dolor en músculos, tendones y ligamentos. Es una forma muy frecuente de artritis y lo es mas en mujeres en la 4ª década de la vida.

Gota.

Característicamente es una prominencia dolorosa de ácido úrico en las rodillas, dedos gordos de pies y otras articulaciones. Causa derrame articular intenso y deformación progresiva.

Artritis traumática.

La artritis puede resultar de lesiones traumáticas que ocasionan fracturas, inestabilidad y cambios inflamatorios intensos. Las bursitis y tendinitis también son causadas por sobre uso o traumatismos.

Osteoartritis

Es la forma más comúnmente diagnosticada de artritis, y no es un síntoma de "simplemente envejecer". Es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que no es parte del proceso normal de envejecimiento. De hecho, algunos pacientes con osteoartritis presentan síntomas desde los 20 o 30 años. Los atletas, bailarines y trabajadores de actividades pesadas están especialmente en riesgo debido a los esfuerzos articulares a los que se someten. La osteoartritis causa daño permanente a la cubierta cartilaginosa que protege a las articulaciones de los impactos y que permite crear deslizamientos ligeros durante el movimiento. Más comúnmente, la osteoartritis afecta las caderas, rodillas, columna, dedos y ortejos (dedos de pies). El deterioro de la estructura articular ocurre en muchas fases. El daño puede ocurrir lentamente durante la vida de cualquier persona o puede aumentar en gente joven por sobre uso o accidentes. El cartílago dañado no se puede regenerar o reparar por si mismo y se vuelve frágil. Se vuelve menos flexible y es más lábil a lesiones o daño. Con el paso del tiempo, el cartílago se puede perder completamente, ocasionando que los huesos de las articulaciones rocen directamente unos con otros, dañando permanentemente la articulación. Eventualmente, la articulación se vuelve sensible; se forman derrames y el líquido forma quistes. Pequeños fragmentos de hueso y cartílago se desprenden en el espacio articular. Conforme progresa la osteoartritis, el paciente tiende a limitar o evitar actividades cotidianas como ir de compras, caminar, sin mencionar actividades recreativas como viajar, bicicleta, etc. Esto es en parte por lo que la OA le puede hacer sentir "viejo", aún cuando se encuentre en la plenitud de su vida.

¿Que causa osteoartritis?

Aunque los investigadores no pueden definir aún la causa, sabemos que ciertos factores de riesgo aumentan las posibilidades de desarrollar la osteoartritis. Herencia. Si Ud. desarrolla OA, probablemente sus padres y abuelos la tuvieron. Existe evidencia suficiente que liga algunos genes -relativos a las características de las articulaciones de embonar o de moverse- con tendencia a desarrollar osteoartritis. Además, los genes responsables de la reparación del cartílago sano también pueden ser la falla.

Obesidad.

Los investigadores han demostrado que el sobrepeso puede ser uno de los factores de riesgo para la OA. Afortunadamente, los estudios han demostrado que perder peso pueden de hecho disminuir las posibilidades de desarrollar OA por más de un 20%.

Lesión o sobre uso.

Las personas en ciertas actividades desarrollan OA más a menudo, especialmente en las caderas, rodillas y columna. Por ejemplo, la OA afecta a bailarines, atletas y personas en labores pesadas muy frecuentemente.

Síntomas.

La osteoartritis en diferentes áreas del cuerpo presenta síntomas únicos en cada paciente. Usualmente, los síntomas se presentan lentamente al inicio y se puede sentir dolor moderado e inflamación, sobretodo después de uso excesivo. Por ejemplo, una persona con OA en la cadera, puede sentir dolor después de un día inusualmente largo de compras. La articulación puede sentirse rígida pero aún no inmóvil. Algunas veces, debilidad postural y de coordinación en los músculos que rodean la articulación.

Caderas.

Se pueden sentir los primeros dolores en muslos, nalgas o ingles. Un dolor súbito puede iniciar en la ingle, suficientemente fuerte para hacerle detener el paso y sacar el aire.

Rodillas.

Debilidad y molestia al movimiento de la rodilla, una sensación de bloqueo o crepitación, dificultad para subir o bajar escaleras, son síntomas clásicos iniciales de desarrollo de OA en la rodilla.

Columna.

Si desarrolla OA en la columna, empezará a sentir dolor o molestia en el cuello, espalda o aún en piernas.

Pies.

El dolor puede presentarse en la articulación de la base del dedo gordo.

Manos.

Puede haber engrosamiento o deformidad de las articulaciones de los dedos (nódulos de Heberden) o en el medio de los dedos (nódulos de Bouchard). Se puede notar hinchazón, enrojecimiento, molestia o dolor. Puede tener dificultad para realizar actividades que usualmente le eran fáciles de hacer, como abrir una lata, desenroscar, escribir a máquina.

Diagnostico.

Es importante reconocer que diferentes tipos de artritis necesitan diferentes tratamientos. En su primer examen, su doctor le hará preguntas acerca de su síntomas, le hará un examen físico, solicitará algunos exámenes y quizá tomará rayos-X. Recuerde consultar a su médico si sospecha de artritis - No se auto diagnostique como "envejecimiento". Siempre es necesario un diagnóstico médico para confirmar que efectivamente lo que tiene es artritis y de que tipo es. Existen tratamientos efectivos para aliviar sus dolores.

Tratamiento.

No hay cura para la artritis, pero puede ser tratada y controlada. Debemos apoyarnos en tratamientos que alivien el dolor, prevengan mayor daño y fortalezcan las articulaciones. Debe individualizarse su plan de tratamiento y reflejar la severidad de su enfermedad. Cualquier combinación de tratamientos le pueden ser prescritos, incluyendo medicamentos, ejercicios, uso de calor y frío, control de peso, uso de auxiliares para caminar y cirugía.

Medicamentos:

Su médico determinará el mejor tipo de medicamentos para tratar los síntomas de su artritis. Existen diversos tipos de medicamentos, algunos muy comunes y otros controlados. Los más comunes incluyen a la aspirina, ibuprofeno y acetaminofén. Si estos no son efectivos o son inapropiados, entonces su médico podrá prescribir antiinflamatorios no esteroides más potentes, de los cuales existen muchos tipos

Su médico puede pensar que usted pueda mejorar más rápido con los corticoesteroides inyectables, una forma sintética de la hormona cortisona. También podrá recomendar tratamientos tópicos como salicilatos y otros, que disminuyen la sensación nerviosa o usar calor o frío, para mejorar los síntomas locales.

Movilidad como tratamiento:

Usted puede creer que debido a que tiene artritis, el ejercicio lo puede empeorar. Por el contrario, el ejercicio regular puede ayudar a sus articulaciones a mantenerse sanas, móviles y elásticas. El ejercicio también es esencial para mantener en forma a su corazón, músculos, huesos y cartílago. Esto es especialmente importante para la gente con artritis, debido a que los músculos fuertes protegen a sus articulaciones. Y el ejercicio regular o la terapia física le ayudarán a dormir mejor, mantener su peso controlado y simplemente hacerle sentir mejor. Asegúrese de consultar a su médico antes de iniciar algún programa de ejercicio. El le podrá referir a un terapista físico que le prescribirá un plan adecuado, que se encaminará a fortalecer sus articulaciones y mejorar su condición sin causar mayor daño. Ejemplos de ejercicios adecuados para pacientes con osteoartritis incluyen las actividades de bajo impacto como caminar, nadar y andar en bicicleta. Su terapista físico también le enseñará técnicas adecuadas de calentamiento, le orientará acerca de las mejores horas del día para ejercitarse y le enseñará como reconocer los signos de alerta de sobre ejercicio o lesión.

Otras opciones:

Cirugía de reemplazo articular. El reemplazo articular total está hoy entre los tratamientos más exitosos en ciertos tipos de artritis. Aunque no todos los pacientes con artritis necesitarán este tipo de cirugía, comúnmente se utiliza en casos avanzados de daño en las rodillas y caderas.

El reemplazo articular total o prótesis total detiene el daño causado por la artritis. Mucha gente que ha tenido esta cirugía, reporta resultados excelentes por la restauración de una articulación sin dolor. Los pacientes a menudo sienten que se les ha dado una " segunda oportunidad", cuando pueden volver a hacer muchas de las actividades que disfrutaban antes de que la artritis progresara a tales niveles de debilitamiento. Se han hecho avances remarcables en la tecnología del reemplazo articular durante los últimos años. Los materiales son más duraderos (generalmente por encima de los 10 años). Los métodos quirúrgicos se han refinado. Como resultado, la posibilidad de una evolución satisfactoria es muy buena.

Como saber cuando necesita cirugía

La cirugía de reemplazo articular total es un procedimiento electivo y una cirugía mayor. Junto con su médico, usted tendrá el mejor juicio de cuando es el tiempo adecuado para esta cirugía. cuando el dolor se vuelve crónico, muy constante y debilitante que incluso los medicamentos parecen no ayudar, entonces sabrá que posiblemente estará listo para la cirugía.

Cirugía de reemplazo de cadera. En el reemplazo total de cadera (artroplastia) los doctores reemplazan en parte o totalmente las superficies de las articulaciones con materiales artificiales. El implante (prótesis) puede variar de acuerdo a su edad y a la calidad del hueso, pero el implante más común consiste en dos componentes. Una vez que la articulación ha sanado, el paciente de prótesis total de cadera reporta liberación del dolor, mejoría de la movilidad y mayor fuerza.

Cirugía de reemplazo de rodilla. En el reemplazo total de rodilla, el ortopedista reemplaza las superficies articulares de la rodilla con componentes artificiales (prótesis). El diseño de su implante será el apropiado para sus necesidades, pero el implante más común consiste de tres componentes. El reemplazo de la articulación de la rodilla puede ofrecer alivio del dolor así como mejoría de la estabilidad y de la movilidad.

El mejor enfoque de su enfermedad

Piense positivo. No importa como sea tratada su artritis, uno de los componentes más importantes en su plan de tratamiento es usted. Es fácil de entender el porqué muchas personas con artritis se sienten abandonadas o deprimidas. Usted puede aprender a hacerse cargo y manejar su condición, no deje que eso le controle. Use los siguientes consejos:

Concentre su vida en su bienestar. Comprométase a cambiar su enfoque hacia la salud, no a la enfermedad. Usted se sentirá mejor -y también su familia- si usted trata su condición como algo que puede controlar.

La actitud lo es todo. Mantenga una actitud positiva. Tenga sentido del humor. Aprenda tanto como pueda del tipo de artritis que usted tiene. No desaparecerá, pero hay mucho que puede hacer para disminuir las molestias y la progresión de la enfermedad. Sepa que esperar. Media batalla es saber que esperar. Planee actividades y metas para las horas del día en que generalmente se sienta mejor.

Cambie sus actividades. Si encuentra que no puede disfrutar ciertas actividades, cambie por otras o encuentre un nuevo pasatiempo. Encontrará que la nueva actividad o pasatiempo se disfruta tanto como la que solía hacer.

Hable, hable y hable. No sufra solo con su artritis. Es importante tener contacto con su familia y amigos, pero también con otros pacientes con artritis Si se encuentra en el grupo de la tercera edad (mayores de 60 años), puede contactar con el INSER para integrarse a un grupo, discutir problemas comunes, soluciones y experiencias. Si no es de tercera edad, platíquelo con su médico,, el sabrá orientarle.

Mantenga buena relación con su médico. Siéntase libre de comunicarse con su médico y espere respuestas claras a sus preguntas, no importa la triviales que parezcan. Quizá igual de importante, usted quiera a su doctor como una persona.

Intente técnicas de relajación. Muchas personas con artritis han encontrado alivio en actividades alternativas como rezar, yoga, meditación, Tai-Chi, aromo-terapia, etc.

No pierda la esperanza. Cada día trae nuevos descubrimientos, tratamientos y remedios en la lucha contra la artritis. Estudios actualizados continuamente ayudan a los investigadores a encontrar nuevos caminos de esperanza para los que sufren artritis.

Regresar

Ortopedia y Traumatología

Rodilla

Procedimientos Quirúrgicos vanguardistas

Dr. Alejandro Romero Medina

Alta especialidad en Rodilla y Hombro

Hombro

Tratamientos altamente especializados

¿Podemos ayudarte?

Escríbemos tus dudas y comentarios o agenda una consulta con nosotros.